Contacta con nosotros: Telf: +34 965 95 12 04       Email: fiscal@gestionesgarmar.com / laboral@gestionesgarmar.com

La comunicación de un despido

Despedir a alguien no es plato de buen gusto para nadie, y mucho menos para el que es despedido. Las empresas deben tener en cuenta que un despido conlleva un proceso legal que deben seguir al pie de la letra para evitar demandas así como para cuidar de los sentimientos del trabajador.

Un despido es un acto administrativo que pone fin a la relación laboral entre empresa y trabajador, y dado que tiene efectos jurídicos, requiere ciertas formalidades que hay que llevar a cabo sí o sí.

El aviso de un despido es obligatorio siempre y cuando no haya causas graves como abandono del trabajo por parte del trabajador o mala conducta.

¿Cómo llevar a cabo un despido?

Teniendo en cuenta e carácter legal, debemos dar los siguientes pasos:

Comunicación por escrito

Para notificar un despido debe hacerse por escrito, ya que si hace de forma verbal puede haber malentendidos y más tarde, demandas inesperadas y que no se pueden demostrar. Lo mejor es usar un método como una carta o un burofax. Aunque muchos optan por correo electrónico, es más difícil demostrar su validez.

Antelación

Este es uno de los puntos más importantes y por el que se interponen muchas demandas en las que el juez cataloga algunos despidos de improcedentes. Hay que comunicar un despido con un mínimo de 15 días antes de la extinción de este. Aun así, hay excepciones según el tipo de convenio, pero esta es la ley y regla generalizadas.

Motivo

No se puede despedir a un trabajador sin explicarle el motivo por el que se le despide. Y este motivo debe ser justificado, bien sea por fin de contrato, reducción de la carga de trabajo u otros motivos.

Finiquito

Lo más recomendable es tener el finiquito listo una vez que se comunique el despido. Hay muchas empresas que esperan quince días o incluso un mes, pero esto pone en una situación incómoda a ambas partes. Se puede hacer el pago de este mediante efectivo o un talón.

Estos son todos los factores que debes tomar en cuenta si eres empresario y te ves en la tesitura de despedir a alguno, o varios de tus trabajadores. Los despidos improcedentes es una de las principales causas por las que los empresarios se ven inmersos en juicios y demandas. Para que tú no te unas a la lista, sigue nuestros consejos y antes de proceder a un despido, asegúrate de que estás cumpliendo al pie de la letra con la ley y que no dejas ni un cabo suelto.

Y si eres un trabajador, ya sabes cuáles son tus derechos y todo lo que tienes que revisar y tener en cuenta antes de firmar tu despido.

Ante cualquier duda que como empresario o trabajador te pueda surgir, no dudes en contactarnos para que te demos el asesoramiento que necesitas.

 

No hay comentarios

Agregar comentario